Cómo separar la ropa para lavar

Uno de los secretos para dejar tu ropa impecable, como recién salida de la tintorería, garantizar su belleza y durabilidad es saber lavarla de forma adecuada. No se trata sólo de usar distintos tipos de detergentes o de regular la temperatura del agua, sino que el proceso de lavado correcto comienza con separarla. Aprende cómo separar la ropa para lavar de forma efectiva con estos consejos.

1. Cómo separar la ropa para lavar por color

Comienza separando la ropa según su color. Esto es muy sencillo: la ropa negra u oscuro con la de su color, blancos con blancos y así sucesivamente.Si no quieres terminar con diez pilas de ropa, puedes agruparla en cinco grandes categorías:

  • Ropa blanca: donde irán las camisetas, calcetines, ropa íntima y prendas similares, de telas resistentes que puedan aguantar una temperatura tibia y secadora.
  • Ropa oscura: mete aquí la ropa negra, rojo, vinotinto, azul marino, púrpura y otro tonos oscuros. De esta forma si alguna destiñe, no temerás que pueda manchar el resto.
  • Ropa clara: incluye en esta categoría la ropa color pastel. Prendas rosa, lavanda, azul claros, entre otras pueden ir juntas, siempre y cuando no destiñan.
  • Jeans: los jeans son prendas básicas para casi todas las personas, así que bien vale hacer una pila aparte de estas prendas particulares.
  • Prendas Delicadas: coloca aquí las prendas que sabes que debes lavar a mano o en un ciclo delicado. Desde pantimedias hasta ropa íntima de encajes, pasando por blusas con detalles bordados.

2. Separar la ropa por tipo de tela

Separar por colores es la forma más común de lavar la ropa, sin embargo es posible que esto no sea suficiente. Por ejemplo, puedes tener una camisa de hilo azul y un pantalón de dril color nude; si los pones juntos es muy probable que el pantalón dañe el tejido de la blusa. Así que los segundo que debe tener en cuenta es el tejido con el que está elaborada la prenda de ropa y, sobre todo, su peso. Separa los pantalones de telas más pesadas de las blusas y así sucesivamente.

Asimismo, debe tener en cuenta que no todas las telas se comportan igual. Hay algunas que dejan pelusas y otras que son los receptores perfectos de estas fibras. Por ejemplo, la tela de toallas y la pana deben mantenerse separadas en todo momento. Esto no sólo evitará la aparición de las indeseadas pelusas, sino que también ayudará a que la ropa se seque mejor en la secadora, pues las telas más pesadas se demoran mucho más que las ligeras en secar.

3. Separar la ropa por nivel de suciedad

Luego de que hayas separado la ropa para lavar por color y tela, es hora de dejar aparte las prendas que estén mucho más sucias y/o manchadas. Estas prendas requieren atención extra, ya sea para tratar las manchas con productos específicos o porque deben pasar por un ciclo un poco más largo para eliminar el sucio. Someter otras prendas que no estén tan manchadas a un ciclo de lavado o productos agresivos sin necesidad puede acortar la vida útil, pues maltrata un poco las fibras de la tela.