Evita estos errores al momento de lavar la ropa

Lavar la ropa es casi un arte que casi todos logran dominar a través del ensayo y el error. Muchas veces nunca se aprende y muchas personas terminan invirtiendo demasiado tiempo al momento de lavar su ropa. Numerosas prendas de ropa son sacrificadas diariamente para que muchas personas aprendan que se debe separar la ropa por colores, que no puedes ponerle cloro a todas las manchas y que no es lo mismo lavar un jean que una blusa de seda. Hay ciento de errores que cometes al lavar la ropa y que ni siquiera notas, pero que puedes aprender a evitar y convertirte en un experto.

Error 1: Separar la ropa sólo por colores

No es suficiente con separar la ropa blanca de la negra y la de colores; es importante distinguir otras categorías: la ropa muy sucia o manchada debe lavarse aparte de aquella que apenas está sucia. Asimismo, separa las telas fuertes como jean y dril de tejidos delicados. Mantener estas distinciones te permitirá que cada ciclo de lavado sea más eficiente y adecuado para cada una de tus prendas.

Error 2: Cargar mal la lavadora

Parecerá trivial, pero el orden en el que colocas la ropa dentro de la lavadora y si la llenas de agua primero o no, influirá en qué tan limpia queda tu ropa. Comienza colocando la ropa, primero las piezas pequeñas como calcetines o ropa interior y al final las de mayor tamaño. Luego déjala llenar de agua y por último vierte el detergente. Esto permitirá que el jabón se disuelva bien en el agua, no la manche y cumpla su cometido. Además, el peso de la ropa se distribuirá mejor y evitará que la lavadora se detenga para distribuir la carga y se desbalancee.

Error 3: No cerrar las cremalleras

Las cremalleras y otros broches metálicos, como los de los sostenes y faldas, se enredan en la ropa; lo que puede arruinar tu blusa preferida e incluso abrir agujeros en otras prendas. Además, los dientes de una cremallera pueden rayar la puerta de una lavadora o secadora de carga frontal, así que cierra las cremalleras y broches; además de meter tu ropa interior en una bolsa especial para la lavadora o en una funda de almohada. Esta regla no aplica para las camisas de botones, pues abrocharlas sólo evita que se laven bien.

Error 4: Lavar prendas nuevas sin saber si destiñen

Es super importante lavar la ropa antes de usarla por primera vez, pues se ha comprobado que la ropa nueva tiene muchas bacterias que podrían afectarte. Pero antes de lanzar tu prenda a la lavadora, conviene hacerle un pequeño test para saber cómo se comportará; si desmancha, se arruga, si necesita otro detergente y más. Para ello, humedece una esquina discreta en el interior de la prenda, pásale un paño blanco húmedo a ver si destiñe. Repite, pero esta vez con el paño embebido en una solución de agua y detergente. Si el color se transfiere al paño blanco, prueba con varios detergentes para ver cual le sienta mejor. Lávala aparte, hay prendas que sueltan color en las primeras lavadas y luego dejan de hacerlo. Hay tejidos que destiñen al más mínimo contacto con el agua y puedes arruinar otra prenda si la usas antes de lavarla.

Error 5: Olvidar revisar todos los bolsillos

Un simple papel olvidado en el bolsillo más pequeño de tu pantalón puede causar un gran desastre de fibras blancas adheridas a la ropa, casi imposibles de quitar por completo. Objetos como monedas pueden dañar el lavarropas, mientras que una lavada puede arruinar un pendrive o iPod. Revisa los bolsillos de cada una de las prendas antes de ponerlas dentro de la lavadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *