Archivo de la etiqueta: consejos

Cuándo deberías lavar tu ropa

Saber cuando deberías lavar tu ropa es muy importante, pues lavar la ropa con demasiada frecuencia desgasta los tejidos, decolora y hace que tu ropa te dure menos tiempo; pero si no la lavas cuando le toca entonces terminas usando ropa sucia. Hay un delicado equilibrio en el arte de lavar la ropa, así que hoy te diremos los secretos para que determines cuando es adecuado lavar tu ropa.

No todo lo que parece limpio lo está

Los seres humanos estamos produciendo células muertas de la piel, aceites corporales y sudor constantemente. Estas sustancias no huelen mal por si solas, sino que el mal olor es producido por algunas de las millones de bacterias que habitan en nosotros. Estas bacterias se alimentan degradando las proteínas presentes en nuestro sudor y piel, y producen esto aromas desagradables.

A veces es sencillo determinar qué piezas de ropa deben lavarse de inmediato, sobre todo con la prueba del olfato, pero no todas son tan fáciles. Hay prendas y otros tejidos que entran en contacto con el cuerpo continuamente y están plagados de bacterias que son difíciles de detectar. Es por ello que hay que someter a un lavado exhaustivo cierta ropa que aunque parezca limpia, no lo está.

¿Cuándo debería lavar la ropa?

Ropa de uso diario

  • Lava luego de cada uso la ropa interior, calcetines y trajes de baño.
  • Los sotenes pueden usarse dos o tres veces antes de ser puestos en la ropa sucia.
  • Las camisetas, remeras y camisas sin mangas están en contacto directo con tu cuerpo y sudor, por lo que debes lavarla luego de haberlas usado.
  • Las blusas delicadas pueden lavarse luego de dos usos si no muestran signos de suciedad, manchas u olor.
  • Los jeans son un poco controvertidos. Hay quienes los lavan luego de 3 o 4 usos, mientras que hay otros que los lavan cada seis meses o cuando hay marcas visibles de suciedad. Es tu decisión. Eso sí, para evitar malos olores puedes ponerlos en una bolsa plástica bien sellada y luego en el congelador toda la noche.
  • Los leggings y yoga pants deben lavarse cada dos usos, a menos que hayas hecho algún deporte mientras los usabas. En tal caso, debes lavarlos después de un uso.
  • Los trajes de hombre y chaquetas podrían usarse entre tres o cuatro veces antes de llevarlos a la tintorería. Ventílalos un poco después de usarlos.

Lencería y toallas

  • Cambia tus sábanas al menos cada dos semanas, pero si sudas mucho en la noches es mejor hacerlo cada semana. Si sufres de acne u otros problemas dérmicos, cambia las fundas de las almohadas cada dos o tres día. Te sorprenderá ver que las lesiones disminuyen, pues evitas la acumulación de bacterias en la cama.
  • Lava tus pijamas cada 3 o 4 días.
  • Las toallas de baño pueden usarse durante una semana siempre y cuando se sequen perfectamente después de cada uso, para evitar el crecimiento del moho y bacterias que le dan mal olor.

 

Cómo doblar la ropa

El objetivo fundamental de doblar tus prendas de vestir es mantener tu closet ordenado y poder encontrar la ropa que desees sin perder demasiado tiempo, asimismo, también se trata de tenerla impecable y sin arrugas. Es por ello que aprender cómo doblar la ropa resulta una necesidad.

Hay diversos métodos y sistemas para organizar la ropa, pero uno de los más populares es el desarrollado por Marie Kondo, una japonesa dedicada a la organización. Este método es genial porque permite mantener toda la ropa visible, así que no tendrás que desordenar para poder encontrar esa prenda particular que deseas lucir. No vale la pena invertir horas doblando ropa y organizando tu closet para que se desordene en cuestión de segundos.

Quizá te pueda parecer complicado el método konmari para doblar ropa, pero te aseguro que apenas lo pongas en práctica y organices todas las prendas de vestir de tu closet, será sencillo mantener el orden a lo largo del tiempo. Recuerda que lo que se busca es almacenar todas las prendas erguidas en el cajón del ropero, pues al colocarlas una al lado de otra es fácil distinguirlas y podrás encontrar la que buscas sin desordenar.

Cómo doblar medias

doblar-medias

Doblar las medias como una bola, enrollándolas una dentro de la otra, es poco eficiente pues ocupa mucho espacio dentro del cajón; las medias terminan saliéndose y extraviándose. Es mejor que las coloques una sobre otra, planas, y las dobles primero por la mitad y luego otra vez. Quedarán como pequeños rectángulos que podrás acomodar dentro del cajón, perfectamente ordenadas.

Cómo doblar ropa íntima

doblar ropa interior

Coloca la ropa intima plana, dobla por la mitad a lo largo, subiendo la entrepierna a la cintura. Luego dobla los lados hacia dentro y luego otra vez por la mitad. Puedes usar esta técnica con todo tipo de ropa íntima, de hombres, mujeres y hasta trajes de baño.

Cómo doblar camisetas

doblar camisetas

Coloca la camiseta plana frente a ti. Dobla el lado derecho hacia el centro, luego la manga por la mitad. Repite con el lado izquierdo. Lleva la parte inferior de la camiseta hacia el cuello, luego dobla a la mitad y otra vez a la mitad. Terminarás con un rectángulo que puedes almacenar erguido, una junto a otra.

Cómo doblar sweaters o camisetas manga larga

doblar sweater

Coloca el sweater frente a ti, con las mangas extendidas. Dobla el lado derecho con la manga extendida, toma la manga y dóblala hacia dentro, creando un triángulo. Repite con el lado izquierdo. Tendrás un rectángulo alargado que debes doblar por la mitad dos veces. El proceso es similar al de la camisetas.

Cómo doblar pantalones

doblar pantalon

Puedes aplicar esta técnica con pantalones tipo jeans, leggins y pijamas. Comienza con el pantalón plano frente a ti, luego dobla por el medio, colocando una pierna sobre otra. Luego dobla hacia dentro la parte de la entrepierna que sobresale. Lleva la parte de abajo del pantalón hacia la cintura, doblándolo por la mitad. Repite los dobleces hasta que quede de un tamaño adecuado y que pueda mantenerse erguido.

 

Cómo quitar manchas en la ropa blanca

La ropa blanca es un must en el verano, pues te ayuda a sentirte más fresco durante los meses cálidos, además es un color elegante y delicado; pero tiene un único problema: la ropa blanca es un imán para manchas y pareciera que tiene una vida útil corta por esta misma causa. No te preocupes, aún hay esperanza para esa blusa que manchaste con café o con tinta de bolígrafo, aprende cómo quitar manchas de la ropa blanca en un santiamén con estos consejos.

Lo que debes hacer

Para eliminar cualquier mancha de la ropa es importante seguir unos pocos consejos básicos. Lo fundamental es actuar de inmediato para evitar que la mancha se fije a la tela. Para quitar manchas de la ropa debes:

  1. Reconocer el tipo de mancha, para saber qué detergente o método debes usar para eliminarla.
  2. Actuar de inmediato. Enjuaga la prenda con un poco de agua a temperatura ambiente, deja correr el agua para que arrastre las sustancia que ocasionó la mancha.
  3. Trata la mancha de forma adecuada. Aplica el producto necesario, recuerda no frotar sino usar un paño limpio y blanco y dar golpecitos con él. Coloca un paño limpio o servilletas de papel del lado de adentro de la tela, para evitar que la mancha se pase al otro lado.
  4. Cuando hayas tratado la mancha, lava apenas puedas toda la prenda para eliminar cualquier residuo de limpiador.

Lo que debes evitar

  1. Lavar la mancha con agua caliente o exponerla a cualquier fuente de calor. Eso sólo fijará la sustancia a la tela.
  2. Frotar la mancha, pues extenderá la zona problema y hará que la sustancia penetre a profundidad las fibras del tejido.
  3. Usar cloro de inmediato. Aunque te veas muy tentado a usar cloro en toda tu ropa blanca, el cloro es el último recurso, pues suele ser muy abrasivo y deteriora la ropa.
  4. Ponerle el primer removedor de manchas que consigas, sin probar si es adecuado para la tela.
Créditos: A Beautiful February Day (Licencia)
Créditos: A Beautiful February Day (Licencia)

Cómo eliminar manchas de la ropa blanca

  • Tinta de bolígrafo: hierve un poco de leche de vaca y viértela o sumerge la parte manchada de la prenda en ella. Enjuaga con agua a temperatura ambiente.
  • Sangre: vierte un poco de peróxido de hidrógeno/agua oxigenada en la mancha. Déjala actuar y repite si es necesario.
  • Salsas a base de tomate y jugos de frutas: no frotes, sólo deja que el agua se lleve la mayoría de la mancha, luego trata con jabón líquido para lavar platos y vuelve a enjuagar. No frotes.
  • Café: enjuaga con abundante agua tibia y aplica un poco de vinagre diluido en agua.
  • Grasas o aceites: espolvorea un poco de talco sobre la mancha, deja reposar, raspa el talco y repite. Luego lava como acostumbres. Si la mancha es muy persistente, trátala con lavaplatos líquido.
  • Vino tinto: espolvorea la zona afectada con abundante sal, para que absorba el vino. Quita la sal con un cepillo y lava como acostumbres.
  • Maquillaje: suelen ser manchas grasosas, así que el lavaplato líquido puede funcionar. Si sigue manchada, puedes usar un poco de agua oxigenada.
  • Eliminar el percudido: prepara un remojo para tus prendas de algodón con agua, el jugo de dos limones y dos cucharadas de sal. Déjalas remojar un par de horas y luego lava como acostumbres.

 

Algunos de los errores más comunes al lavar la Ropa

Lavar la ropa es una de esas tareas del hogar que son más bien engañosas, pues si bien es cierto que con la tecnología esta tarea parece estar reducida a meter la ropa en la lavadora, poner detergente y listo; hay uno cuantos detalles que debes tener en cuenta para lavar tu ropa de forma eficiente. Conoce cuáles son los errores más comunes al lavar la ropa y evítalos. Tu ropa estará más cuidada, durará más tiempo, además de que lucirá limpia y como nueva.

Usar mucho detergente

Aunque la lógica te diga que es mejor que sobre el jabón a que falte y que usar bastante hará que tu ropa salga aún más limpia, esto no es así. El exceso de detergente sólo se acumula en áreas escondidas y de difícil acceso, como las costuras, bolsillos, pliegues y cuello de camisas, por ejemplo; esto producirá manchas en tejidos oscuros y a la larga puede hacer que se acumulen las bacterias. Es mejor usar la cantidad indicada en la etiqueta del producto.

Utilizar blanqueadores con cloro en tejidos elásticos

La ropa blanca como jeans, leggins, ropa íntima y blusas de tela elástica o que mezclan algodón con spandex nunca deben ser lavadas con cloro o blanqueadores, pues el cloro reacciona con las fibras elásticas y hará que la prenda se ponga amarilla, exactamente el efecto contrario a lo que buscas. Prefiere blanqueadores seguros para ropa de color.

Poner la ropa de color oscuro en la secadora o dejarla al sol

Mantener el color de la ropa negra o de tonos oscuros como nueva es todo un reto y para evitar la decoloración hay cientos de trucos, pero los más efectivos son lavar la prenda al revés con agua fría y no ponerla en la secadora. El calor es el principal responsable de la pérdida de color, así que prefiere secarla al aire libre pero a la sombra.

Sobrecargar la lavadora o secadora

Parecería que al poner la secadora o lavadora al máximo de su capacidad estás ahorrando tiempo, agua y energía, pero en realidad estás evitando que estas máquinas hagan su trabajo de forma eficiente. La ropa apretada es difícil de lavar, el detergente se acumula y el movimiento no la limpia; mientras que en la secadora no permite que el aire caliente circule así que puede necesitar otro ciclo para secarla completamente; además las prendas se arrugarán mucho más y esto se traduce en más tiempo y energía para planchar.

Lavar los trajes de baño y otras prendas de lycra en la lavadora

No importa que uses el ciclo delicado y los pongas dentro de una bolsa especial para ropa interior. El movimiento de la lavadora, el detergente y suavizante arruinan la textura de estos tejidos, los deterioran y acortan su vida útil; además de deslavar los colores. Si quieres mantener tu ropa de playa en perfectas condiciones, enjuágala a mano con abundante agua fría inmediatamente después de usarla y déjala secar a la sombra. Si persiste el olor a mar o cloro, sumérgela un rato en agua con una cucharadita de vinagre, enjuaga y deja secar.

Frotar las manchas

Frotar vigorosamente una mancha sólo la extiende y hace que penetre con profundidad en las fibras de la tela, además de desgastar los tejidos y provocar rupturas. Lo ideal es tratar la mancha de inmediato, utilizando un paño blanco y dando ‘golpecitos’, es decir ejerciendo presión, en vez de frotar hacia los lados. De este modo mantendrás la mancha contenida.