Archivo de la etiqueta: limpieza

Potenciadores de aroma para tu ropa. ¿Cómo funcionan?

El mercado se ha visto inundado con productos como Vernel Crystals y Untopbles que amenazan con desplazar los suavizantes de toda la vida. Conocidos como potenciadores de aroma para tu ropa ¿cómo funcionan? ¿Cuál es la diferencia entre éstos y los suavizantes?

Las diferencias

El suavizante líquido tradicional está compuesto, entre otras cosas, por aceites y aromas que son los que otorgan la suavidad y la fragancia a las prendas de vestir. Como todos sabemos, deben agregarse en el último enjuague del ciclo para que cumplan su función adecuadamente. Existen limitaciones sobre cuánto producto debes agregar, porque si se excede, la textura de la ropa cambia.

El uso de suavizantes suele tener ciertas consecuencias en algunos tipos de ropa. Por ejemplo, disminuye la absorción de toallas y no permite que la ropa de ejercicio, hecha para absorber de inmediato el sudor y mantenerlo alejado de la piel, cumpla su función. Asimismo, arruina el acabado resistente al fuego de algunas prendas de ropa infantiles. Como si fuera poco, el aroma de la ropa no es tan duradero como quisiéramos.

Con los potenciadores de aroma para la ropa, que en algunas ocasiones viene combinado con suavizantes, no tienes ninguno de estos problemas. En primer lugar, no es líquido sino que suele venir en cristales. Los potenciadores de aromas se agregan desde el principio con el detergente pues esto permite que el aroma penetre más en la ropa. Por otra parte, es seguro para uso en toallas, ropa deportiva y más.

¿Cómo funcionan los potenciadores de aroma para la ropa?

Los potenciadores de aroma para la ropa se agregan desde el comienzo del ciclo de lavado. Son pequeños cristales que se disuelven lentamente durante el lavado, pueden ser dosificados al gusto de cada persona y prometen infusionar la ropa con un aroma resistente y duradero que puede durar por meses. En caso de no estar combinado con suavizantes, puede usarse con éstos sin ningún problema.

El hecho de que los potenciadores de aroma sean cristales en vez de líquido es una verdadera ventaja, pues no manchan la ropa como puede ocurrir con algunos suavizantes comunes. Además, otorga a la ropa un delicioso perfume que permanece y aunque utilices un montón de producto, las prendas de ropa no quedarán con esa textura resbalosa y extraña que adquieren cuando utilizas demasiado suavizante.

Como si fuera poco, un gran porcentaje de los potenciadores de aroma están elaborados con ingredientes naturales. Por ejemplo, Venel Crytals está hecho con Cloruro de sodio, silicato, fragancia, ayudas de proceso y colorantes. El ingrediente principal, cloruro de sodio es simple sal de cocina; un suavizante natural.

Es importante notar si el potenciador de aroma para ropa que escogiste ya tiene suavizante incorporado o no, pues es posible que no actue como lo desees y debas complementarlo con un suavizante. Son un producto relativamente nuevo en el mercado, por lo que vale la pena probarlo antes de agregarlo a cada lavada pues alguna personas han reportado alergias después de usarlos.

Cómo evitar manchar la zona de axilas de tu ropa

Tanto para hombres como para mujeres, una camisa blanca de botones es un must en el armario, pues esta prenda te hace lucir elegante, delicado y además combina con casi todo. El gran problema con la ropa blanca es lo susceptible que son a las manchas, y aunque tengas mucho cuidado cuando la usas hay algo a lo que nadie parece escapar: las manchas amarillas en las axilas. Estas manchas pueden arruinar cualquier camisa y son muy difíciles de eliminar, pero te tenemos buenas noticias pues te enseñaremos cómo evitar manchar la zona de axilas de tu ropa.

¿Por qué se mancha la zona de axilas?

Lejos de lo que todos puedan creer, las manchas amarillas en la ropa no están motivadas por el sudor, que es transparente. Las manchas de la zona de la axila ocurren por culpa del desodorante. Sí, aquello que mantiene seca y sin malos olores esa zona es lo que está causando las terribles manchas en tu ropa blanca.

La mayoría de los antiperspirantes poseen como ingrediente activo el aluminio. El aluminio reacciona con las proteínas que contiene el sudor y ciertas telas como el algodón; por lo que no es de extrañar que ciertas prendas parezcan más susceptibles a las manchas que otras. El aluminio y su reacción ante las proteínas es la razón por la que es contraproducente tratar este tipo de manchas con cloro, pues este también reacciona con las proteínas y empeora la mancha.

Crédito: DITL 10 - Getting Ready (Licencia)
Crédito: DITL 10 – Getting Ready (Licencia)

Cómo evitar manchar la zona de axilas

  • Revisa tu antiperspirante y si puedes, cámbialo: lee los ingredientes del producto que utilizas habitualmente. Si tiene aluminio, intenta cambiarlo por un desodorante cuyo principio activo suele ser el alcohol. Prefiere los desodorantes secos en barra, pues los de gel suelen ser más propensos a reaccionar con las telas.
  • Deja secar el desodorante: aplica el desodorante en una capa muy delgada y déjalo secar varios minutos antes de vestirte. Si ves que hay excesos, retíralos con un paño seco para que no entre en contacto con la tela de la camisa blanca.
  • Utiliza una barrera: si el problema persiste, intenta utilizar una camiseta blanca, de algodón y ligera bajo tu camisa. También puedes invertir en unos protectores desechables especializados que se adhieren a las camisas. De este modo la mayoría del producto se quedará en la camiseta o protector y no arruinará tu camisa de vestir.
  •  No las dejes acumular: si bien es cierto que no podrás evitar completamente las manchas amarillas en la zona de las axilas de la ropa, puedes evitar que empeoren. Para ello debe lavar tu camisa blanca después de cada uso, utilizando algún producto antimanchas que elimine suavemente los residuos de desodorante y cualquier posible mancha, por imperceptible que sea.
  • Nunca utilices cloro: evita tratar las prendas que sean propensas a este tipo de manchas con cloro, pues sólo hará que la mancha amarilla de las axilas se haga más profunda y se fije. Utiliza productos como Oxiclean o agua oxigenada para tratar estas áreas.

 

Cómo quitar las manchas en la zona de la axila de tu ropa

Las manchas amarillas en la zona de la axila son la pesadilla para cualquier persona que utilice muchas camisas blancas y de colores claros. No hay nada más antiestético que levantar los brazos y revelar dos grandes manchas amarillas, que de inmediato eliminan tu imagen profesional y pulida. Pareciera que aunque laves y frotes continuamente estas manchas estuviesen destinadas a arruinar todas las prendas blancas y que la única solución fuese el basurero. No te preocupes, es posible eliminarlas por completo. Aprende cómo quitar las manchas en la zona de la axila de tu ropa siguiendo estos consejos.

Lo que no debes hacer

  1. Usar cloro y lejía: Las manchas de la zona de la axila no son causadas por el sudor, sino por el aluminio presente en el desodorante que reacciona con la tela y el sudor, así que productos como el cloro y la lejía empeoran el problema y harán que la mancha amarilla de la axila se fije y oscurezca. Otros detergentes convencionales o el jabón para lavar platos líquido tampoco eliminarán estas manchas.
  2. Dejar que la mancha se fije: la mancha es causada por la acumulación de desodorante y sudor en la tela, si no tratas la mancha cuando aún luce cai imperceptible, y vuelves a usar la camisa sólo harás que el problema se extienda y sea más complicado eliminarla en el futuro. Dejar pasar el tiempo fija la mancha amarilla. Si no puedes aplicar detergente de inmediato, al menos enjuaga la zona de las axilas en agua fría, para eliminar el exceso de desodorante.
  3. Frotar en exceso: en el caso de las manchas en la zona de la axila el producto para remover la mancha hará casi todo el trabajo, así que no vale la pena frotar con fuerza o utilizar un cepillo que pueda arruinar la tela. Aplicar fuerza al frotar no quitará la mancha.

Cómo quitar las manchas en la zona de la axila

Método 1: quitamanchas especializado. Compra un detergente quitamancha con oxígeno activo o enzimáticos, como el Oxiclean o Vanish. Los ingredientes presentes en estos detergentes eliminan las manchas amarillas, no contienen cloro y son seguros para la ropa de colores. Normalmente sólo debes dejar la prenda manchada en remojo con agua fria y el quitamanchas por algunas horas, frotar un poco con las manos y luego lavar como de costumbre. Para manchas más rebeldes o viejas puedes dejar en remojo toda la noche.

Si la mancha en la zona de la axila es antigua y temes que no salga con facilidad, prepara una pasta con el quitamanchas en polvo y un poco de agua, debe quedar espesa. Extiéndela en la zona problema y deja reposar, puedes frotar con un cepillo de dientes viejo o uno de ropa que sea muy suave. Luego lava como siempre.

Método 2: peróxido de hidrógeno: Coloca peróxido de hidrógeno directamente sobre la mancha si no es demasiado extensa o profunda. También puedes poner a remojar la zona de las axilas en un recipiente con peróxido de hidrógeno. Deja reposar algunas horas y luego frota con un cepillo suave y lava la prenda como acostumbres.

 

Cómo separar la ropa para lavar

Uno de los secretos para dejar tu ropa impecable, como recién salida de la tintorería, garantizar su belleza y durabilidad es saber lavarla de forma adecuada. No se trata sólo de usar distintos tipos de detergentes o de regular la temperatura del agua, sino que el proceso de lavado correcto comienza con separarla. Aprende cómo separar la ropa para lavar de forma efectiva con estos consejos.

1. Cómo separar la ropa para lavar por color

Comienza separando la ropa según su color. Esto es muy sencillo: la ropa negra u oscuro con la de su color, blancos con blancos y así sucesivamente.Si no quieres terminar con diez pilas de ropa, puedes agruparla en cinco grandes categorías:

  • Ropa blanca: donde irán las camisetas, calcetines, ropa íntima y prendas similares, de telas resistentes que puedan aguantar una temperatura tibia y secadora.
  • Ropa oscura: mete aquí la ropa negra, rojo, vinotinto, azul marino, púrpura y otro tonos oscuros. De esta forma si alguna destiñe, no temerás que pueda manchar el resto.
  • Ropa clara: incluye en esta categoría la ropa color pastel. Prendas rosa, lavanda, azul claros, entre otras pueden ir juntas, siempre y cuando no destiñan.
  • Jeans: los jeans son prendas básicas para casi todas las personas, así que bien vale hacer una pila aparte de estas prendas particulares.
  • Prendas Delicadas: coloca aquí las prendas que sabes que debes lavar a mano o en un ciclo delicado. Desde pantimedias hasta ropa íntima de encajes, pasando por blusas con detalles bordados.

2. Separar la ropa por tipo de tela

Separar por colores es la forma más común de lavar la ropa, sin embargo es posible que esto no sea suficiente. Por ejemplo, puedes tener una camisa de hilo azul y un pantalón de dril color nude; si los pones juntos es muy probable que el pantalón dañe el tejido de la blusa. Así que los segundo que debe tener en cuenta es el tejido con el que está elaborada la prenda de ropa y, sobre todo, su peso. Separa los pantalones de telas más pesadas de las blusas y así sucesivamente.

Asimismo, debe tener en cuenta que no todas las telas se comportan igual. Hay algunas que dejan pelusas y otras que son los receptores perfectos de estas fibras. Por ejemplo, la tela de toallas y la pana deben mantenerse separadas en todo momento. Esto no sólo evitará la aparición de las indeseadas pelusas, sino que también ayudará a que la ropa se seque mejor en la secadora, pues las telas más pesadas se demoran mucho más que las ligeras en secar.

3. Separar la ropa por nivel de suciedad

Luego de que hayas separado la ropa para lavar por color y tela, es hora de dejar aparte las prendas que estén mucho más sucias y/o manchadas. Estas prendas requieren atención extra, ya sea para tratar las manchas con productos específicos o porque deben pasar por un ciclo un poco más largo para eliminar el sucio. Someter otras prendas que no estén tan manchadas a un ciclo de lavado o productos agresivos sin necesidad puede acortar la vida útil, pues maltrata un poco las fibras de la tela.

 

Cómo quitar manchas en la ropa blanca

La ropa blanca es un must en el verano, pues te ayuda a sentirte más fresco durante los meses cálidos, además es un color elegante y delicado; pero tiene un único problema: la ropa blanca es un imán para manchas y pareciera que tiene una vida útil corta por esta misma causa. No te preocupes, aún hay esperanza para esa blusa que manchaste con café o con tinta de bolígrafo, aprende cómo quitar manchas de la ropa blanca en un santiamén con estos consejos.

Lo que debes hacer

Para eliminar cualquier mancha de la ropa es importante seguir unos pocos consejos básicos. Lo fundamental es actuar de inmediato para evitar que la mancha se fije a la tela. Para quitar manchas de la ropa debes:

  1. Reconocer el tipo de mancha, para saber qué detergente o método debes usar para eliminarla.
  2. Actuar de inmediato. Enjuaga la prenda con un poco de agua a temperatura ambiente, deja correr el agua para que arrastre las sustancia que ocasionó la mancha.
  3. Trata la mancha de forma adecuada. Aplica el producto necesario, recuerda no frotar sino usar un paño limpio y blanco y dar golpecitos con él. Coloca un paño limpio o servilletas de papel del lado de adentro de la tela, para evitar que la mancha se pase al otro lado.
  4. Cuando hayas tratado la mancha, lava apenas puedas toda la prenda para eliminar cualquier residuo de limpiador.

Lo que debes evitar

  1. Lavar la mancha con agua caliente o exponerla a cualquier fuente de calor. Eso sólo fijará la sustancia a la tela.
  2. Frotar la mancha, pues extenderá la zona problema y hará que la sustancia penetre a profundidad las fibras del tejido.
  3. Usar cloro de inmediato. Aunque te veas muy tentado a usar cloro en toda tu ropa blanca, el cloro es el último recurso, pues suele ser muy abrasivo y deteriora la ropa.
  4. Ponerle el primer removedor de manchas que consigas, sin probar si es adecuado para la tela.
Créditos: A Beautiful February Day (Licencia)
Créditos: A Beautiful February Day (Licencia)

Cómo eliminar manchas de la ropa blanca

  • Tinta de bolígrafo: hierve un poco de leche de vaca y viértela o sumerge la parte manchada de la prenda en ella. Enjuaga con agua a temperatura ambiente.
  • Sangre: vierte un poco de peróxido de hidrógeno/agua oxigenada en la mancha. Déjala actuar y repite si es necesario.
  • Salsas a base de tomate y jugos de frutas: no frotes, sólo deja que el agua se lleve la mayoría de la mancha, luego trata con jabón líquido para lavar platos y vuelve a enjuagar. No frotes.
  • Café: enjuaga con abundante agua tibia y aplica un poco de vinagre diluido en agua.
  • Grasas o aceites: espolvorea un poco de talco sobre la mancha, deja reposar, raspa el talco y repite. Luego lava como acostumbres. Si la mancha es muy persistente, trátala con lavaplatos líquido.
  • Vino tinto: espolvorea la zona afectada con abundante sal, para que absorba el vino. Quita la sal con un cepillo y lava como acostumbres.
  • Maquillaje: suelen ser manchas grasosas, así que el lavaplato líquido puede funcionar. Si sigue manchada, puedes usar un poco de agua oxigenada.
  • Eliminar el percudido: prepara un remojo para tus prendas de algodón con agua, el jugo de dos limones y dos cucharadas de sal. Déjalas remojar un par de horas y luego lava como acostumbres.

 

Algunos de los errores más comunes al lavar la Ropa

Lavar la ropa es una de esas tareas del hogar que son más bien engañosas, pues si bien es cierto que con la tecnología esta tarea parece estar reducida a meter la ropa en la lavadora, poner detergente y listo; hay uno cuantos detalles que debes tener en cuenta para lavar tu ropa de forma eficiente. Conoce cuáles son los errores más comunes al lavar la ropa y evítalos. Tu ropa estará más cuidada, durará más tiempo, además de que lucirá limpia y como nueva.

Usar mucho detergente

Aunque la lógica te diga que es mejor que sobre el jabón a que falte y que usar bastante hará que tu ropa salga aún más limpia, esto no es así. El exceso de detergente sólo se acumula en áreas escondidas y de difícil acceso, como las costuras, bolsillos, pliegues y cuello de camisas, por ejemplo; esto producirá manchas en tejidos oscuros y a la larga puede hacer que se acumulen las bacterias. Es mejor usar la cantidad indicada en la etiqueta del producto.

Utilizar blanqueadores con cloro en tejidos elásticos

La ropa blanca como jeans, leggins, ropa íntima y blusas de tela elástica o que mezclan algodón con spandex nunca deben ser lavadas con cloro o blanqueadores, pues el cloro reacciona con las fibras elásticas y hará que la prenda se ponga amarilla, exactamente el efecto contrario a lo que buscas. Prefiere blanqueadores seguros para ropa de color.

Poner la ropa de color oscuro en la secadora o dejarla al sol

Mantener el color de la ropa negra o de tonos oscuros como nueva es todo un reto y para evitar la decoloración hay cientos de trucos, pero los más efectivos son lavar la prenda al revés con agua fría y no ponerla en la secadora. El calor es el principal responsable de la pérdida de color, así que prefiere secarla al aire libre pero a la sombra.

Sobrecargar la lavadora o secadora

Parecería que al poner la secadora o lavadora al máximo de su capacidad estás ahorrando tiempo, agua y energía, pero en realidad estás evitando que estas máquinas hagan su trabajo de forma eficiente. La ropa apretada es difícil de lavar, el detergente se acumula y el movimiento no la limpia; mientras que en la secadora no permite que el aire caliente circule así que puede necesitar otro ciclo para secarla completamente; además las prendas se arrugarán mucho más y esto se traduce en más tiempo y energía para planchar.

Lavar los trajes de baño y otras prendas de lycra en la lavadora

No importa que uses el ciclo delicado y los pongas dentro de una bolsa especial para ropa interior. El movimiento de la lavadora, el detergente y suavizante arruinan la textura de estos tejidos, los deterioran y acortan su vida útil; además de deslavar los colores. Si quieres mantener tu ropa de playa en perfectas condiciones, enjuágala a mano con abundante agua fría inmediatamente después de usarla y déjala secar a la sombra. Si persiste el olor a mar o cloro, sumérgela un rato en agua con una cucharadita de vinagre, enjuaga y deja secar.

Frotar las manchas

Frotar vigorosamente una mancha sólo la extiende y hace que penetre con profundidad en las fibras de la tela, además de desgastar los tejidos y provocar rupturas. Lo ideal es tratar la mancha de inmediato, utilizando un paño blanco y dando ‘golpecitos’, es decir ejerciendo presión, en vez de frotar hacia los lados. De este modo mantendrás la mancha contenida.